divendres, 31 de gener de 2014

HASTA SIEMPRE COMPAÑERO. IN MEMORIAM JOAN AGUIRREZABAL FORASTE.

-->


Este mes de enero el compañero Joan se ha ido de forma clandestina hacia ese destino del que solo vuelven en forma de memoria quienes han sembrado sentimientos, aunque sean encontrados. No sabemos que día se fue, ni como fue su viaje, se fue silenciosamente sin causar más molestia que la preocupación de sus amigas y amigos por saber de él. Ahora ya sabemos que está donde los que no ganaron más que alguna batalla y perdieron casi todas esperan que nosotros ganemos la guerra.

Él nunca renunció a sus principios aunque estos le costaron sacrificar muchas cosas, marcado profundamente por su militancia. Siempre tenía presente y reivindicaba a sus camaradas del FRAP caídos en la lucha, a algunos los llevaba muy adentro como a Cipriano Martos.

Fue rígido, cariñoso, irascible, categórico pero también conciliador sin que se notase que daba su brazo a torcer, sensible, obstinado, exaltado y generoso, siempre tenaz a pesar de su mala salud. No dejó de esperar el momento, la ocasión, la coyuntura en que se iniciara por fin la lucha final y ver la victoria antes de tener que marcharse. Le vimos muchas veces intentar cambiar el mundo a su manera, estrellarse y levantarse para intentarlo de nuevo, enfadarse y desesperarse, pero también le vimos sonreír cuando satisfecho conseguía materializar algún pequeño logro.

Le recordaremos esperanzado y contento con el camino emprendido en los tribunales argentinos contra los crímenes fascistas de la dictadura, con La Comuna y la Xarxa de Suport a la Querella Argentina contra el Franquisme. Le veremos siempre con su bandera republicana al hombro, con su corazón rojo de proletario orgulloso, su irrenunciable admiración al padre, la defensa de la dignidad de los últimos fusilados del franquismo y sosteniendo durante cinco años la pancarta de la Mesa de Catalunya  pidiendo verdad, justicia y reparación en representación del Ateneu Republicà de Gràcia.

Le imaginaremos en el alto de Igal con los esclavos del franquismo, en Collserola homenajeando a Txiki, en las organizaciones del 14 de abril en Sant Jaume, en las calles de Madrid contra la constitución monárquica, en el Infoespai rodeado del olor del café zapatista, bajo la placa de Lina Ódena, en las playas de Argelès, en infinitas manifestaciones, en los actos contra los crímenes de estado en Colombia, en México, en Israel, con su pañuelo palestino al cuello. Un hombre culto entre cientos de libros, muchos de los cuales regalaba a sus compañeras y compañeros. 

Se fue como acostumbraba a ser, discreto y celoso de su intimidad como si los tiempos de clandestinidad no hubieran acabado. Sin pedir nada y ligero de equipaje. A cada uno de nosotros nos dejó ver solo una parte de él, nos hizo enfadar, nos hizo reír y nos entregó su ternura. A nadie dejó indiferente. Joan sembró en nosotros, no dejó de soñar,  y  por eso tendrá un lugar en nuestra memoria, en la Memoria.

Hasta siempre compañero.