dilluns, 28 de setembre de 2009

FALTA DOCUMENTACION SOBRE LA II REPUBLICA Y SOBRE EL FRENTE POPULAR

En su « Historia de la Villa de La Torre de Esteban Hambràn, Toledo », publicada en 1990 por el Ayuntamiento de ese pueblo toledano, Gabino García Cortés, empleado en dicho ayuntamiento, escribe :

-p.119 - que las Escuelas fueron inauguradas en 1937 y que se las bautizó con el nombre de « Juan Aguado ». Precisa que el presupuesto de la construcción fue aprobado en 1934.

-p.307 - también escribe que del 26-2-1930 al 14-10-1936 (entrada de los franquistas en el pueblo) « Falta documentación ». Sin embargo, escribe que entre esas dos fechas hubo dos alcaldes, uno de ellos llamado Pedro Caballero Bermùdez.

-p. 119 - Gabino García Cortés escribe que Juan Aguado « era miembro de la Corporación municipal, diputado Provincial y Vice-presidente de la Diputación de Toledo ». No consta ninguna fecha, ni en qué lista figuró. No obstante, no escribe que ese hombre fue alcalde de derechas de 1933 al 16-2-1936 (victoria del Frente Popular en las elecciones legislativas), que fue Jefe de Falange (lo que consta en el Consejo de Guerra n°9925 celebrado en Madrid el 18-11-1939 contra varios torreños), que participó activamente en la sublevación contra los representantes del Pueblo y la Democracia y de la Repùblica, Pedro Caballero Bermùdez (Alcalde del Frente Popular a partir de febrero de 1936) y Eudaldo Serrano Recio (teniente alcalde, republicano-socialista), por lo que ese sublevado fue ajusticiado en julio del 36.

No escribe tampoco que el Alcalde fue fusilado en Talavera (donde yacen probablemente sus restos con los de otros torreños en una fosa), después de sufrir torturas horribles en La Torre, obra de la Falange (1940, ver información proporcionada por D E Sales Almazàn, presidente de los foros de Toledo). Tampoco « supo » el torreño Gabino García Cortés ( de 13 años en 1936) que el teniente alcalde fue fusilado en 1941 en Madrid : « falta documentación » sobre ese período, el de la Repùblica y su liquidación por la violencia. ¡ Sin embargo estàn los nombres de los alcaldes desde 1800 !

-p.173 - en cambio, precisa que de La Torre salió un telegrama (fue de telegrafista cómo ese « historiador » empezó la carrera municipal) para Burgos, para el Cuartel General del Generalísimo el 27-2-1939, que anunciaba que al día siguiente « se constituye Junta liquidación » para la capitulación , pidiendo que se indique « aerodromo, día y hora ».

-p.249 - apunta que « cuatro torreños merecen estar en nuestro recuerdo » ; no da los nombres pero dice que su beatificación ha sido pedida y se espera. La beatificación reciente concedida por el Papa y publicada en Internet, concierne a unos torreños que participaron en la sublevación.

Daniel Serrano Recio (16 años en 1936, hermano de Eudaldo Serrano Recio, que puede hablar de ellos) informa que los nombres de los fusilados torreños del 6-3-1941, que defendieron el régimen democràtico de la Repùblica, también merecen ser recordados. Son citados en esa fecha por la Historiadora Mirta Nùñez Díaz-Balart en su libro « Consejo de Guerra, los fusilamientos franquistas en el Madrid de la posguerra, 1939-1945 » (Editorial « Compañía Literaria », 1997). Son : Guillermo Caro Montero, Isabel Gómez Sànchez, Mariano Gómez Sànchez, Cesàreo López Garrido, Eudaldo Serrano Recio. Fueron fusilados en el Cementerio del Este de Madrid con doce personas màs. No consta el nombre de esos torreños en ningùn sitio, sino en el documentadísimo libro de la Historiadora madrileña y en el expediente del Consejo de Guerra que los condenó . Daniel Serrano Recio posee uno ( n° 9925, informó en Internet, en la BDIC de Nanterre) ; otro està desde hace un mes en la Fiscalía para saber si el Fiscal otorgarà la « Amnistía » a Eudaldo Serrano Recio, pedida por una de sus sobrinas madrileñas. Quizàs lo vean después sus familiares.

-p287 - García Cortés, resumiendo la Guerra Civil en dos pàginas escuetas, añade que « nuestro Pueblo pagó (a esa guerra) muy caro su tributo. Ya dejó casi un centenar de muertos en ambos bandos ». No se entiende si hubo unos cien muertos en total o doscientos (cien de cada « lado » usa el término « bandos » olvidando que el de la Repùblica era el lado de la legalidad). Pero concluye dirigiéndose a los jóvenes, o así lo parece, que « cuando alguien os hable de esta guerra, intentando justificar lo injustificable, prestadle oídos sordos, y así viviréis en PAZ, tanto en vuestro pueblo como en España ».

No existe por el momento (que sepamos) ninguna historia de la sublevación franquista en La Torre de Esteban Hambràn, y ese partidario del franquismo, durante mucho tiempo empleado en el Ayuntamiento de ese pueblo, ya murió.

Urge regoger los recuerdos de los ùltimos testigos, sobre todo del lado republicano, ya que Gabino García Cortés ya dio en 1990 su versión « sin documentación ».

París, 31-12-2008
Daniel Serrano Recio