dijous, 16 de juliol de 2009

UNA PETICIÓN DESDE PARÍS

Poema desde París a Eudaldo Serrano Recio

Fusilado fuiste en marzo del 41, en aquella tapia tan triste,
De la Almudena hoy llamada.
Eudaldo, mi querido tío,
Algunos en España dicen que cambiar las calles de nombre, por Dios, no tiene sentido , diz que sería « gran lío ».
« ¿ Para qué –dicen- poner, otros nombres, los del otro « bando » ? »

Nosotros, tu hermano, sobrinos y fieles amigos,
Empeñados lo pedimos y con ansia lo soñamos,
Aunque no nos hagan caso, ilusos como el Gran Quijote,
Nuestro héroe querido, cuyas hazañas audaces, abocadas al fracaso,
Hicieron por eso màs humano y màs heroico, como lo dijo un filósofo francés :
« es la nobleza la preferencia del honor al interés ».

Que pongan tu nombre y el de las demàs víctimas también,
Aquellas que fueron por doquier,
Fusiladas, torturadas, perseguidas con saña y rencor,
Que pongan vuestros apellidos y nombres,
Como en su pueblo francés, ya no lo cree Miralles,
El héroe abnegado del novelista de moda Cercas Javier,
En sus antiguos « Soldados de Salamina »,
En calles y en plazuelas y ¿ por qué no,
De tu pueblo, Eudaldo, en las Escuelas ?
Os bastaron unos meses, de febrero a julio, con entusiasmo y energía,
Para construirlas, cuando los gobiernos burgueses nada firme emprendían.
Fue el Frente Popular, aquel aùn « sin documentar », segùn consta en la Alcaldía.

Hagamos, jóvenes socialistas, flor y nata de La Torre de Esteban Hambràn,
Si leéis este humilde escrito,
Hagamos una gran petición al Gobierno de la Nación
Exigiendo Reparación,
Para que el pueblo unido jamàs sea ya vencido.
Difundamos en la Red nuestro honrado deseo, que proclamen los ediles,
Nombres claros de los leales que lucharon sin descanso
Para tan nobles ideales (de las tierras distribución,
Difusión ancha y sonora de cultura e instrucción).

Ya se hizo en la Almudena, aunque no se consiguió,
Pero se hace el camino al andar,
Como para los judíos deportados sin piedad, en París pueden leerse
Nombres y datos funestos, en un muro a ello dedicado,
Para que no se los olvide,
Ya se hizo para el triste Campo de Albatera de donde no salieron los barcos ansiados,
Ya se hizo para muchas víctimas gran Petición, y algunos fueron santificados.

Nos dijeron con gran misterio : « ¡ Callad ! No sigàis con esa mùsica, podríais empeorar la situación »
¿ Por qué ?
¿ Por qué ?
¿ Por qué ?
¿No pasaron ya setenta terribles años de silencio y humillación ?
¿ O no es bastante aùn, como lo dicen algunos , que pasara una generación ?

Hagamos, jóvenes socialistas, jóvenes de buena voluntad,
para nuestro bello pueblo, entre sierras y olivares,
entre fuentes y manantiales,
que cantan tantos poetas, entre ellos nuestro amigo Joaquín,
al que queremos saludar con amistoso saludo,
desde este lejano París,
hagamos que en su pueblo no los olviden
a los héroes del Frente Popular,
a las gentes humildes y esperanzadas que entonces creyeron,
no sólo en la igualdad, sino también en la bondad,
y sobre todo en la Fraternidad.

Rose-Marie y Daniel Serrano Recio, París, 20 de julio de 2009.